La autogestión del espacio

La democracia directa y la horizontalidad conllevan compromisos y responsabilidades, tanto en las grandes cuestiones de la vida como en los pequeños detalles y actuaciones del día a día. Por eso, en la piluka, además de las asambleas generales, tenemos un espacio de coordinación donde nos reunimos una vez al mes (el último jueves si no es festivo).

En este espacio, repasamos las cuestiones de la gestión diaria del centro. Todas las personas miembro de la piluka interesadas en participar de alguna forma en la gestión, así como los colectivos, están invitadas a la lista de coordinación, donde se comentan cuestiones del día a día y se preparan las asambleas. A las reuniones de coordinación puede asistir cualquier miembro individual o colectivo de la piluka, aunque no esté en la lista.

TODO LO QUE TENEMOS EN LA PILUKA ES DE TODAS LAS PERSONAS QUE LA UTILIZAMOS, POR ESO, PORQUE ES DE TODAS, TODAS TENEMOS EL COMPROMISO Y LA RESPONSABILIDAD DE MANTENERLA COMO ESPACIO AGRADABLE DE CONVIVENCIA

Por eso, es importante recordar que

  • Nadie sirve a nadie, de modo que si te tomas algo y dejas la botella, el vaso o el cenicero con colillas*  encima de una mesa o de la barra, en lugar de colocar la botella en el cesto correspondiente para reciclar, lavar el vaso o limpiar el cenicero, pues sencillamente crees que las demás personas estamos para servirte, y no es así.
  • Si  te llevas algún producto de la tienda (o vino) y en ese momento no tienes para pagarlo, deja siempre un papel en el buzón avisando de ello para que quien gestiona los productos lo sepa.
  • Si coges algún material de alguna dependencia, vuélvelo a colocar en su sitio al finalizar.
  • Si necesitas algún material para llevarlo a otro lugar fuera de la piluka, coméntalo previamente por la lista de coordinación, o si es urgente hazlo saber a la lista.

La apertura y cierre de la piluka son momentos de igual responsabilidad. Cada día hay personas y/o colectivos que se encargan de abrir o cerrar el espacio. Por eso, recordamos también los procedimientos mínimos:

  • Reponer bebidas en la nevera antes de cerrar la piluka
  • Dejar las mesas y el mostrador limpios, vasos, etc.
  • Vaciar los ceniceros*  si se ha fumado, procurando comprobar que está todo bien apagado antes de echarlo en la basura
  • Avisar por la lista de coordinación si falta algo
  • Separación de residuos, asegurar que los cuatro contenedores de residuos que tenemos (vidrio, papel/cartón, envases-latas-plástico, y resto) se utilizan cada cual para lo que está y de que disponen de bolsas adecuadas.
  • Sacar la basura (papel-cartón/ vidrio, se lleva a los contenedores de Melchor Fdez Almagro) (las bolsas de envases-latas-plástico y resto se llevan a algún contenedor de la zona)

* Hay personas que estamos convencidas de que tanto el fumar directamente como hacerlo indirectamente a través del humo de las personas que fuman, es un atentado contra nuestra salud.

No es que “nos moleste el humo”. Es que el humo perjudica nuestra salud.

Si cuando entramos en la piluka hay humo de tabaco, aunque en ese momento nadie esté fumando, nos afecta igualmente. POR FAVOR, NO FUMES EN EL LOCAL.